Make your own free website on Tripod.com
ANTROPOLOGIA CULTURAL Y ALIMENTARIA
CRITERIOS Y BASES SOCIALES DEL GUSTO
Home
Porque es necesaria una antropología de la alimentación?
EL CUERPO IDEAL Y LA LUCHA DE CLASES
EL GUSTO DESDE LA PANZA
LA ANTROPOLOGÍA DE LA ALIMENTACIÓN
EL HAMBRE EN EL MUNDO
CUANDO RICOS Y POBRES COMIAN PARECIDO
LA ALIMENTACION DEL HOMBRE PRIMITIVO
CRITERIOS Y BASES SOCIALES DEL GUSTO
TRANSICIONES ALIMENTARIAS EN TIEMPOS DE LA ESPECIE
TRABAJO DE INVESTIGACIÓN
La complejidad del acto alimentario
Cambios en la alimentación en la infancia
CANIBALISMO Y POBREZA
Los Wixarika de México
DOCENTES
PROGRAMA
UNIDAD I
UNIDAD II
UNIDAD III
UNIDAD IV

ARTÍCULO

mateando.jpg

Introducción. La distinción. Criterios y bases sociales

del gusto*

Por Pierre Bourdieu

Lo ha dicho, mi querido caballero!

Es conveniente que haya leyes que protejan el cuerpo del conocimiento adquirido. Tome uno de nuestros

buenos pupilos, por ejemplo: modesto y diligente, de sus tempranas clases de gramática conserva un

cuadernillo lleno de frases.

Después de apoyarse en los labios de sus maestros por veinte años, es dirigido para edificar un capital

intelectual ¿No le pertenece a él como si fuera una casa, o dinero?

Paul Claudel, Le soulier de satin, Día 111, Escena ii

He aquí una economía de los bienes culturales, pero ha tenido una lógica específica. La

sociología hace un esfuerzo para establecer las condiciones en las cuales el consumidor

de bienes culturales, y su prueba para ello, son producidos, y, al mismo tiempo,

descritos como caminos diferentes del tal apropiamiento como de aquellos objetos

considerados en un momento particular como un trabajo del arte, y de las condiciones

sociales de la constitución del modo de apropiación que es considerado legítimo. Pero

uno no puede comprender plenamente prácticas las culturales a menos que la ‘cultura’,

en el sentido restringido, normativo del uso ordinario, se traiga nuevamente dentro de

una ‘cultura’ en el sentido antropológico, y la prueba elaborada para los más refinados

objetos es reconectada con la prueba elemental para los sabores del alimento.

Mientras que la ideología del carisma prueba recordar a la legítima cultura como un

talento de la naturaleza, observaciones científicas demuestran que las necesidades

culturales son resultado de la crianza y la educación: estudios prueban que todas las

prácticas culturales (visitas a museos, ir a conciertos, lectura, etc.) y preferencias en

literatura, pintura o música, están estrechamente ligadas al nivel educativo

(proporcionado por las calificaciones o duración de la escolaridad) y secundariamente al

origen social1. En última instancia, el peso relativo de casa y de la educación formal (la

* Está traducción se ha hecho a partir de la versión electrónica inglesa publicada por sociología.de:

http://www.forum-global.de/soc/bibliot/b/bsocialcrit.htm

1 P. Bourdieu et al, Un art moyen, essai sur les usages sociaux de la photographie, Paris, 1965

[Traducción al castellano: La fotografía: un arte intermedio, Trad. Tununa Mercado, México, Nueva

Imagen, 1979, 381p.]. P. Bourdieu y A. Darbel, L’Amour de l’art, les musées et leur public, Paris, 1966

eficacia y duración, los cuales son estrechamente dependientes al origen social) varía

según la extensión, a la cual las diferentes prácticas culturales están reconocidas y

pensadas por el sistema educativo, y la influencia del origen social es otra-cosa más

fuerte siendo igual-en cultura ‘extra-curricular’ y ‘avant-garde’. A la jerarquía

socialmente reconocida de las artes, y dentro de cada uno de ellos, de géneros, escuelas

o periodos, corresponde una jerarquía social de consumidores. Estas predisposiciones

prueban funcionar como marcadores privilegiados de clase. La manera en la cual la

cultura ha sido adquirida, se vive por encima de cómo ha sido usada: la importancia

imputada a las maneras pueden ser entendidas una vez visto que éstas son

imponderables de prácticas, las cuales distinguen los diferentes —y categorizados—

modos de adquisición cultural, tarde o temprano, familiar o escolástico, y las clases de

individuos los cuales ellos caracterizan (como los ‘pedantes’ y mundanos). La cultura

tiene también sus títulos que de nobleza —otorgados por el sistema educativo— y sus

pedigríes, proporcionado por antigüedad en reconocimiento a la nobleza.

La definición de nobleza cultural es la apuesta en una lucha la cual se ha perdido,

incesantemente, desde el siglo XVII, al día de hoy, difiriendo sobre sus ideas de cultura

y de la relación legítima para la cultura y para el trabajo del arte, y por cuanto difieren

en las condiciones de adquisición, de las cuales aquellas disposiciones son el producto.

Aun en el salón de clase, la definición dominante de los caminos legítimos de

apropiación y trabajos de arte a favor de aquellos quienes han tenido antes acceso a la

cultura legítima, en una casa aculturada, fuera de las disciplinas escolásticas, aun desde

dentro el sistema educativo ha devaluado el conocimiento erudito e interpretación como

‘escolástico’ o aun ‘pedante’ a favor de la experiencia directa y de simple regocijo.

La lógica de lo que es algunas veces llamado, en lenguaje típicamente ‘pedante’, la

‘lectura’de un trabajo de arte, ofrece un objetivo básico para esta oposición. Consumo

es, en este caso, una etapa en un proceso de comunicación, que es un acto de

desciframiento, decodificación, el cual presupone un conocimiento profundo o explícito

de un monograma o código. En un sentido, uno puede decir que la capacidad de ‘ver’ es

una función del conocimiento, o conceptos, es decir, las palabras, que están disponibles

para nombrar cosas visibles, y las cuales son, como lo fue, programas para la

percepción. Un trabajo de arte ha significado e interesado sólo para aquellos quienes

poseen la competencia cultural, es decir, el código, dentro del cual eso es codificado. La

implementación consciente o inconsciente de esquemas de percepción, explícitos o

implícitos y apreciación, los cuales constituyen cultura pictórica o musical es la

condición secreta para reconocer los estilos característicos de un periodo, una escuela o

un autor, y, más generalmente, para la familiaridad con la lógica interna de trabajos que

predisponen un disfrute estético. Un espectador que carezca de un específico código se

siente perdido en un caos de sonidos y ritmos, colores y líneas, sin ritmo o razón. No

teniendo instrucción para adoptar la adecuada disposición, se queda corto en lo que

Erwin Panofsky llama las ‘propiedades sensibles’, percibiendo una piel como velluda o

una obra de encaje como vaporosa, o en las resonancias emocionales despertadas por

estos propietarios, atribuidos a colores ‘austeros’o una melodía ‘alegre’. Él no se puede

mover de su ‘estrato primario de significación, que pueden alcanzar sobre la base de

nuestra experiencia ordinaria’, al ‘estrato de significaciones secundarias’, esto es, ‘el

[Traducción al castellano: El amor al arte: los museos europeos y su público, trad. de Jordí Terré, Paidós,

2003, 272 p.].

nivel de significación de que es significado’ a menos que él sea el poseedor de los

conceptos los cuales van más allá de las propiedades sensibles y las cuales identifican

las propiedades específicamente estilísticas de la obra2. Así, el encuentro con un trabajo

de arte no es ‘amor a primera vista’, como generalmente se supone, y el acto de

empatía, Einfuhlung, el cual es el placer del amante del arte, presupone un acto de

cognición, una operación decodificadora, que implica la implementación de un

conocimiento cognoscitivo, un código cultural.

Esta teoría típicamente intelectualista de la percepción artística contradice directamente

la experiencia de los más cercanos amantes del arte a la definición legítima; la

adquisición de cultura legitimada por familiarización insensible dentro del círculo

familiar tiende a favorecer una experiencia encantada de cultura la cual implica olvidar

la adquisición y los instrumentos de la apropiación. La experiencia del placer estético

puede ir de par con el malentendido etnocéntrico que produce la aplicación de un código

impropio. Así, la mirada ‘pura’ que lleva sobre las obras el espectador cultivado de hoy

no tiene nada o poco en común con ‘la mirada moral y espiritual’ de los hombres del

Quattrocento, es decir, el conjunto de disposiciones a la vez cognitivas y evaluativas

que estaban al principio de su percepción del mundo y de su percepción de la

representación pictórica del mundo: preocupados, como lo muestran los contratos, de

tener por su dinero, los clientes de los Filippo Lippi, Domenico Ghirlandaio o Piero

della Francesca invertían en las obras de arte las disposiciones mercantiles de hombres

de negocios diestros al cálculo inmediato de las cantidades y de los precios, recurriendo,

por ejemplo, a criterios de apreciación sorprendentes, como la carestía de los colores —

que coloca el oro y el azul de ultramar en la cima de la jerarquía3.

La mirada es un producto de la historia reproducida por la educación. Esto es propio del

modo de percepción artística ahora aceptada como legítima, es decir, la disposición

estética, la capacidad para considerar por y para ellos mismos, forma antes que como

función, no sólo los trabajos designados para tal aprehensión, esto es, trabajos legítimos

de arte, pero todo en el mundo, incluyendo objetos culturales los cuales no son aun

consagrados —tal como, en un momento, artes primitivas, o, actualmente, fotografía

popular o Kitsch— y objetos naturales. La mirada ‘pura’ es una invención histórica

enlazada a la emergencia de un campo autónomo de producción artística, esto es, un

campo capaz de imponer sus propias normas sobre ambos: la producción y el consumo

de sus trabajos4. El que un arte, como toda la pintura post-impresionista, sea el producto

de una intención artística, que mantenga la primacía del modo de representación sobre

el objeto de representación, exige categóricamente una atención a la forma que el arte

anterior sólo demandaba condicionalmente.

2 E. Panofsky, “Iconography and Iconology: An Introduction to the Study of Rennaissance Art”, Meaning

in the Visual Arts, New York, Doubleday and Co, 1995, p.28.

3 Cf. M. Baxandall, Painting and Expérience in Fifteenth Century Italy. A Primer in the Social History of

Pictorical Style, Oxford, Oxford University Press, 1972.

4 Cf. P. Bourdieu, “Le marche des biens symboliques, L’année sociologique, Vol. 22, 1971, pp. 49-126;

Élements d’une théorie sociologique de la perception artistique, Revue internationale des sciences

sociales, XX, 4, 1968, pp. 640-664 [Traducción al castellano: “Elementos de una teoría de la percepción

artística”, en Sociología del arte, Buenos Aires, Nueva Visión, pp. 43-80.].

La intención pura del artista es que del productor que intenta ser autónomo, es decir,

enteramente el amo de su producto, tiende a rechazar no sólo los programas impuestos a

priori por eruditos [scholars] y copistas [scribes], pero también —siguiendo la vieja

jerarquía del hacer y decir— las interpretaciones (sobrepuestas a posteriori) sobre su

trabajo. La producción de un ‘trabajo abierto’, intrínseca y deliberadamente polisémico,

puede, así, ser entendido como la etapa final en la conquista de la autonomía artística

por poetas y, siguiendo esos pasos, por pintores, quienes hace tiempo estuvieron

confiados en escritores y esos trabajos de ‘enseñar’ e ‘ilustrar’. El defender la

autonomía de producción es para dar primacía, por la cual el artista es amo, esto es,

forma, manera, estilo, todo menos el ‘sujeto’, el referente externo, el cual supone

subordinación a funciones-aun si lo único mas elemental, que de representación,

significación, dice algo. También significa una negativa a reconocer cualquier otra

necesidad más que se inscribe en la tradición específica de la disciplina artística en

cuestión: el librarse de un arte que reproduzca el modo de ser natural de un arte que

imite al arte, derivando de su propia historia la fuente exclusiva de sus experimentos y

aun de su rompimiento con la tradición. Un arte en creciente aumento exige incluir la

referencia a su propia historia para ser percibida históricamente; invita ser referido no a

un referente externo, lo representado o designado [como] ‘realidad’, pero al universo de

pasados y presentes trabajos de arte. Como producción artística, en que es generada en

un campo, la percepción estética es históricamente necesaria dado que es diferencial,

relacional, solícita a las divergencias que hacen estilos. Como el así llamado pintor

ingenuo quien, operando fuera del campo y de sus tradiciones específicas, permanece

externo a la historia del arte, el espectador ‘ingenuo’ no puede conseguir un alcance

específico de trabajos de arte los cuales sólo tienen significado o valor-en relación a la

historia específica de una tradición artística. La disposición estética demandada por los

productos de un campo de producción altamente autónomo es inseparable de una

competencia cultural específica. Esta cultura histórica funciona como principio de

pertinencia el cual permite a uno identificar, entre los elementos ofrecidos a la mirada,

todas las características distintivas y sólo aquello, para referirse a ello, conciente o

inconscientemente, al universo de alternativas posibles. Este dominio es, para la mayor

parte, adquirido simplemente por contacto con trabajos de arte-que es, a través de un

análogo aprendizaje implícito a los que lo hacen posible para reconocer caras familiares

sin reglas específicas o criterios-y ello, generalmente se queda en un nivel práctico: es

que se hace posible para identificar al identificar estilos, es decir, modos de expresión

característicos de un periodo, una civilización o una escuela, sin tener que distinguir

siquiera claramente, o explícitamente la condición, las características que constituyen su

originalidad. Todo parece indicar que aun entre valores profesionales el criterio que

define las propiedades estilísticas de los ‘trabajos típicos’, sobre los cuales todas sus

opiniones son basadas, por lo general queda implícito.

La pura mirada implica un rompimiento con la actitud ordinaria hacia el mundo, la cual,

dadas las condiciones en las que ésta es llevada a cabo, es también una separación

social. Ortega y Gasset puede ser creído cuando le atribuye al arte moderno un rechazo

sistemático de todo lo que es ‘humano’, es decir, genérico, común opuesto en cuanto a

distintivo, o distinguido-a saber, las pasiones, emociones y sentimientos que la gente

‘ordinaria’ confiere a sus vidas ‘ordinarias’. Esto es como si la ‘estética popular’ (las

comillas son aquí para indicar que esto es una estética ‘en sí mismo’ no ‘para sí

mismo’) estuviera basada sobre la afirmación de la continuidad entre arte y vida, la cual

implica la subordinación de la forma a la función. Esto es visto claramente en el caso de

la novela y especialmente del teatro donde el público popular desecha cualquier clase de

experimentación formal y todos los efectos que, para introducir una distancia de las

convenciones aceptadas (respecto al decorado, trama etc.), tiende a distanciarse del

espectador, previniéndose de una representación confusa e identificado plenamente con

los personajes (Estoy pensando en la ‘alienación’ Brechtiana o la disrupción de la trama

en la Nueva Novela. En comparación con la indiferencia y desinterés que la teoría

estética recuerda como el único camino de reconocimiento al arte para que sea así, esto

es, autónomo, selbstanding, la ‘estética popular’ ignora o rechaza la negativa de

suposición ‘ligera’ y goce ‘vulgar’, una negativa que es la base de la prueba para

experimentos formales. Y las opiniones personales de los pintores o fotógrafos se

originan de una estética (en pies esto es un ethos) la cual es la oposición exacta de la

estética Kantiana. Mientras que, en orden para alcanzar la especificidad del juicio

estético, Kant pugna por distinguir que el que satisfaga del que agrade y, más

generalmente, en distinguir desinteresadamente, el único garante de la calidad

específicamente estética de contemplación, según el interés de la razón la cual define el

Bien, gente de la clase trabajadora cuenta con cada imagen para desempeñar

específicamente una función, si sólo quienes de un signo, y sus juicios hacen referencia,

a menudo explícitamente, a las normas de moralidad o amabilidad. Ya sea que

rechazando o elogiando, su apreciación tiene siempre una base ética.

La prueba popular se aplica de los esquemas del ethos, las cuales permanecen en las

circunstancias ordinarias de la vida, para legitimar los trabajos del arte, y de este modo

ejerce una reducción sistemática de las cosas del arte a las cosas de la vida. La mera

seriedad (o ingenuamente) de la cual esta prueba se invierte en ficciones y

representaciones se muestra un contrario que la prueba pura ejerce una suspensión de la

implicación ‘ingenua’ que es una dimensión de una relación ‘casi-lúdica’ con las

necesidades del mundo. Los intelectuales podrían ser dichos para creer en la

representación-literatura, teatro, pintura-más que en las cosas representadas, mientras

que la gente cuenta principalmente con representaciones y las convenciones que los

gobiernan para permitirles que crean ‘ingenuamente’ en las cosas representadas. La

estética pura se arraiga en una ética, o más bien, en un ethos de la distancia electiva de

las necesidades del mundo social y natural, las cuales pueden tomar la forma de

agnosticismo moral (visible cuando la transgresión ética se vuelve un partido artístico)

de un esteticismo que representa la disposición estética como un principio

universalmente válido y se toma la negación burguesa del mundo social a su límite. La

separación de la mirada fija pura no puede ser disociada de una disposición general

hacia el mundo que es el producto paradójico del condicionamiento por una vida de

necesidades económicas negativas de bienestar que tiende a inducir una distancia activa

de la necesidad.

Aunque obviamente el arte ofrezca las más grande promesa para la disposición estética,

ahí no es área de práctica en la cual el propósito de purificación, refinamiento y

sublimación de necesidades primarias e impulsos no pueden afirmarse así mismos en

ninguna área en la que la estilización de la vida, que es, la primacía de la función

excesiva de las formas, de la materia excesiva de la manera, no se producen los mismos

efectos. Y nada es más distintivo, más distinguido que la capacidad para conferir estatus

estético sobre objetos que son banales o ‘aun’ comunes (porque las personas ‘comunes’

los hacen suyos propios, especialmente para propósitos estéticos), o la habilidad para

emplear los principios de una estética ‘pura’ para las mayores preferencias de la vida

diaria, por ejemplo, al cocinar, al vestir o decorar, revirtiendo completamente la

disposición popular que anexa la estética a la ética.

De hecho, a través de las condiciones económicas y sociales cuál presuponen, los

diferentes caminos concernientes a las realidades y ficciones, de creencia en ficciones y

de las realidades que simulan, con más o menos distancia e independencia, están muy

cercanamente ligado a la posible diferente posición en el espacio social y,

consecuentemente, prosiga arriba, con los sistemas de disposiciones (habitus)

características de las diferentes clases y fracciones de clase. El gusto se clasifica, y se

clasifica el clasificador. Sometido socialmente, clasificado por sus clasificaciones,

distinguidos así mismos por las distinciones que hacen, entre lo bello y lo feo, lo

distinguido y lo vulgar, en las que su posición dentro de clasificaciones objetivas es

expresada o traicionada. Y el análisis estadístico de hecho muestra que oposiciones

similares dentro de la estructura para aquellos encontrados dentro de prácticas culturales

también aparecen en hábitos de comida. La antítesis entre calidad y cualidad, sustancia

y forma, corresponde a la oposición, ligada a diferentes distancias de la necesidad, entre

la prueba de necesidad, cual sabores de mayor ‘satisfacción’ y la mayoría de los

alimentos económicos, y la prueba de libertad —o lujo— que traslada el énfasis a la

manera (de presentar, servir, comer, etc.) y tiende al uso de formas estilizadas para

negar la función.

La ciencia del gusto y del consumo cultural se inicia con una trasgresión que no está en

un camino estético. Tiene que abolir el límite sagrado que hace de la cultura legítima

un universo separado en orden al descubrimiento de las relaciones inteligibles que

aparentemente, unen ‘selecciones’ inconmensurables, tal como preferencias en música y

alimentos, pintura y deporte, literatura y peinados. Esta reintegración bárbara del

consumo estético dentro del mundo del consumo ordinario anula la oposición, la cual ha

sido la base de la estética suprema, desde Kant, entre la ‘prueba de sentido’ y la ‘prueba

de reflexión’, y entre el placer fácil, placer reducido a un placer de los sentidos, y

sentido puro, placer purificado de placer, el cual está predispuesto a convertirse en un

símbolo de excelencia moral y en una medida de la capacidad para la sublimación la

que define verdaderamente al hombre humano. La cultura resultante de esta división

mágica es sagrada. (La consagración cultural confiere, de hecho, sobre los objetos,

personas y situaciones tratadas, una especie de fomento ontológico semejante a la

transubstanciación. Prueba de ello lo podemos hallar en las dos siguientes citas, que

pudieron casi haber estado escritas para el deleite de los sociólogos:

‘Qué me pulsó más que esto: nada podría ser obsceno en la puesta en escena de nuestro

teatro principal, y de las bailarinas de la Ópera, aun como bailarines desnudos, sílfides,

trasgos o Bachea, conserven una pureza inviolable.’5

‘Hay posturas obscenas: la cópula estimulante que ofende el ojo. Claramente, esto es

imposible de aprobar, aunque la interpolación de tales gestos en las rutinas dancísticas

le dé una calidad simbólica y estética que está ausente de las escenas íntimas del cine

cotidiano que hace alarde ante los ojos de sus espectadores’… En cuanto a la escena del

desnudo, ¿qué puede uno decir, a menos que sea breve y teatralmente no muy eficaz?

5 O. Merlín, “Mlle Thibon dans la vision de Marguerite, Le Monde, 9-2-1965.

No diré que es casto o inocente, por nada comercial puede ser tan descrito. Digamos que

no es tan aturdidor, y que la principal objeción es que se tenga como un truco de

taquilla…. Falta a la desnudez de Hair al ser simbólico’6.

La negación de lo más bajo, poco fino, vulgar, venal, servil en un mundo, goce-natural,

que constituye la esfera sagrada de la cultura, implica una afirmación de la superioridad

de aquellos quienes pueden ser satisfechos con los placeres sublimados, refinados,

desinteresados, gratuitos, distinguidos, por siempre cercados al profano. Ello se debe a

que el arte y el consumo cultural están predispuestos, consciente y deliberadamente, o

no, para cumplir una función social de legitimación de las diferencias sociales.

Traducción a cargo de Óscar Martínez Gómez

Universidad Nacional Autónoma de México

Facultad de Ciencias Políticas y Sociales / Sociología

<idioteke@gmail.com>

6 F. Chenique, “Hair est-il inmoral?”, Le Monde, 28-1-70.

hidalgoemilio@hotmail.com